Saul Bass, el genio del diseño cinematográfico.

Hoy voy a dedicarle el post al gran diseñador Saul Bass, haciendo un breve resumen de su trayectoria profesional, ya que fue el más reconocido diseñador gráfico estadounidense, sobre todo por su trabajo en la industria cinematográfica, y porque la semilla del diseño es muy fan de los trabajos de este hombre.

Bass nació el 8 de mayo de 1920 en Bronx (Nueva York). Su creatividad estuvo presente desde que era un niño, ya que se pasaba gran cantidad de horas dibujando. Pasados unos años comenzó a estudiar en el Art Students League of New York y más tarde en el Colegio de Brooklyn. En estos últimos estudios tendría como profesor a Gyorgy Kepes, un diseñador gráfico húngaro que había trabajado con el gran László Moholy-Nagy (uno de los principales del movimiento del Bauhaus) en Berlín. Kepes fue el causante de que Saul Bass se introdujera en el estilo Bauhaus de Moholy-Nagy y en el constructivismo ruso.

la_semilla_del_diseno_saul_bass_estudio

En 1950 abrió su propio estudio donde se dedicaba especialmente a la publicidad, hasta que Otto Preminger le pidió que diseñara el póster de la película Carmen Jones (1954). Quedó tan impresionado con el trabajo de Bass que le pidió que también diseñara los títulos de crédito del film.

la_semilla_del_diseno_saul_bass_carmen_jones

Más adelante siguió realizando diseños para películas como The Big Knife de Robert Aldrich, The Seven Year Itch (La tentación vive arriba) de Billy Wilder…  Pero su mejor trabajo y con el que de verdad se dio a conocer como un maestro de los títulos de crédito fue con el proyecto de Preminger, The Man with the Golden Arm (El hombre del brazo de oro).

A partir de ahí, Bass siguió creciendo en el diseño del cine y empezó a colaborar con personas tan importantes como Hitchcock o Scorsese, con el que seguiría trabajando casi hasta su muerte. Cuando colaboró en el póster de Psicosis de Hitchcock, llegó a participar también en la escena de la ducha, donde se dice que él fue el responsable del storyboard, aunque Hitchcock nunca lo reconoció. También diseñó títulos de crédito para otros directores como Stanley Kubrick, Billy Crystal, Lewis Milestone… algunos junto a su esposa Elaine.

la_semilla_del_diseno_saul_bass_storyboard_psicosis

Se le identifica por introducir diseños abstractos transformando los simples carteles en una nueva forma de expresión artística. Simplificaba la película entera en una imagen irónica, que hacía reconocible rápidamente el estilo y la película. Gracias a todo esto Bass ha conseguido crear escuela.

A partir de los años 60 dirigió varios largometrajes como The Searching Eye (1964), From Here to There (1964) y Why Man Creates (1968), este último ganador de un Óscar al mejor cortometraje documental. Y finalmente realizó una película como director llamada Phase IV (Sucesos en la cuarta fase) (1974), planteada como un documental. La historia explica y demuestra cómo las hormigas serían las dueñas del mundo si estuvieran en igualdad de condiciones intelectuales con el ser humano.

Trailer:

Y por último os dejo una galería con algunos de sus mejores diseños a lo largo de su trayectoria profesional:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Hitchcock y el plano secuencia de un “crimen perfecto” en La Soga

Cuando a Hitchcock lo llaman genio es por haber creado sobre todo, cosas como esta: La Soga (Rope), de 1948. Este director es capaz de elegir un reparto tan bueno que consiga actuar en tiempo real durante unos 10 minutos, sin ningún corte. Es lo que hizo en esta película, que fue una gran oportunidad para los actores, ya que demuestran su gran profesionalidad mediante estas ininterrumpidas actuaciones. Y es que es increíble el falso plano secuencia de toda la película, y digo falso debido a las limitaciones de la bobina, que en esos años duraba, como he comentado antes, unos 10 minutos, por lo que el director tuvo que realizar varios cortes. Pero supo disimularlo de tal forma que son pocos los cortes que llegamos a apreciar, ya que juega con el acercamiento de la cámara en la vestimenta de los actores, creando un oscuro plano que empatará con el siguiente. Pero mejor empecemos desde el principio:

la_semilla_del_diseno_la_soga_hitchcock_1

Fue la primera película que Hitchcock rodó en Technicolor, por lo que se cuidó al máximo la imagen a la hora de realizar el rodaje. Se trata de una historia basada en hechos reales y llevada al cine como tal. Ese plano secuencia tan espectacular nos muestra una obra teatral en la que la cámara juega continuamente con diferentes planos y puntos de vista diferentes. La cámara recorre el escenario con gran soltura demostrando un gran manejo de la misma.

la_semilla_del_diseno_la_soga_hitchcock_2

El argumento es más o menos el siguiente: Dos estudiantes universitarios, aparentemente homosexuales (en la película no se menciona la orientación sexual, pero hay bastantes detalles que lo confirman) deciden cometer el crimen perfecto asesinando a un compañero de ambos, cuyo cuerpo esconderán en un arcón de madera en el cual se servirá la cena de algunos de los familiares y amigos de la víctima que estarán invitados esa noche por los dos criminales como engaño. Una fiesta que se celebrará a modo de despedida por el ya asesinado compañero. Eso sí, nadie lo sabrá. Pero uno de los invitados, el astuto criminólogo profesor de los protagonistas James Stewart (grandiosa actuación), que siempre a sostenido que el crimen perfecto no existe, tendrá sus sospechas.

la_semilla_del_diseno_la_soga_hitchcock_3

Tenemos que tener en cuenta que nos encontramos con dos personajes totalmente opuestos. Brandon, un joven brillante e intelectual, muy seguro de sí mismo y con cierta superioridad hacia los demás, que se encuentra excitado por el crimen que acaban de cometer. Y Philip, mucho más débil, nervioso, indeciso, siempre a la sombra de Brandon sin tomar nunca sus propias decisiones, y que se encuentra acomplejado por la acción que acaban de realizar. Por lo que, esta mezcla de sentimientos de cada uno, crearán una increíble tensión en el transcurso de la fiesta.

la_semilla_del_diseno_la_soga_hitchcock_4

Lo más interesante de esta historia es que el “superhombre” de Nietzsche esta muy presente en el film, ya que a raíz de esa teoría, a lo que Brandon quiere llegar con el asesinato es a demostrar que ese acto puede llegar a ser un arte, solo si la persona que lo realiza es superior intelectualmente que la víctima. Es decir, las leyes sociales que los hombres han creado van dirigidas a las personas mediocres mientras que una persona de gran intelecto y superioridad fabrica las suyas propias.

la_semilla_del_diseno_la_soga_hitchcock_5

La película no tiene unos títulos de crédito para echar cohetes, pero he encontrado tres versiones en Vimeo muy interesantes. El primero me ha gustado bastante, puede que el que más. Trabajo de una estudiante de diseño gráfico (Analia) pero que por desgracia no he podido encontrar más información sobre ella desquitado su cuenta en Vimeo. La estética es muy Saul Bass y la música es brillante.

El segundo es de Alejandro Avalo, y lo único que he podido encontrar de él es su intesante flickr. Esta versión es mucho más moderna y oscura, y simplemente nos muestra todos los objetos identificativos de la película que junto con la música nos transmite un misterio descomunal. Para mi gusto, excesivo.

Y por último, la versión de Nelson Zagalo, Profesor en la Universidad de Minho (Portugal). En este caso se ha optado por la simple cuerda que tanta presencia tiene en el film, que finalmente acaba formando el título de la película. Los tres me han gustado bastante ya que tienen un estilo completamente diferente, pero todos encajan perfectamente con el argumento del film, aunque quizás el último sea el que menos me ha convencido.

Categorías: Títulos de crédito

Antes de que existieran los títulos de crédito, el telón se levantaba en el cine justo antes de empezar la película. Más adelante, George Meliès hizo los primeros experimentos de animación de letras al principio de los films, con el único fin de informa sobre los nombres del equipo artístico y técnico. Pero el diseñador gráfico Saul Bass convirtió los comienzos de las películas en verdaderas obras de arte, resumiendo la película y restituyéndola de manera moderna y gráfica. A partir de ahí se han creado infinidad de títulos de crédito que no tienen nada que envidiar a cualquier obra de arte. Por lo que iré compartiendo los más interesantes para que podamos analizarlos y disfrutarlos.