12 hombres sin piedad y un solo escenario.

Hace un tiempo me pidieron realizar unas ilustraciones de esta película de las que hablaré más abajo, ya que creo que primero es necesario hablar sobre ella porque merece la pena verla.

Película del 1957, pero que su argumento, desgraciadamente, no ha pasado de moda. Se trata de una crítica al sistema judicial estadounidense y nos muestra un gran desprecio a la pena de muerte. 12 hombres sin piedad (12 angry men). Doce hombres escogidos para formar parte de un jurado popular por el asesinato de un hombre a manos de su hijo de 18 años. En sus manos está que el muchacho sea llevado a la silla eléctrica o no.

12 angry men

Como protagonista principal, Henry Fonda, que en un principio se enfrenta en solitario a los once hombres que están de acuerdo con el veredicto. Fonda llenará de dudas razonables la habitación, con la intención de no condenar a un posible inocente, sin antes reflexionarlo. Con su mejor arma, la palabra, hará que los 11 hombres revisen todas y cada una de las pruebas y de los testimonios que se han dado en el juicio, con la idea de convencerles de que existe una duda razonable, y que es suficiente motivo para cambiar sus precipitados veredictos, de manera que actúen con honestidad.

Y aquí es donde nos damos cuenta de quienes son a los que verdaderamente les preocupa el caso y se toman con seriedad esa responsabilidad que se les ha asignado, y a los que no.

la_semilla_del_diseno_12_hombres_sin_piedad_personajes

Aunque transcurra en un único escenario, desquitando el prólogo y el epílogo, y pueda parecer pesada, se trata de un film en el que llegas a adentrarte y acabar convertiéndote en el decimotercer miembro del jurado, reflexionando sobre todas las teorías que cada uno de ellos defiende.

Se trata de una crítica al ser humano en general, por eso el detalle de no saber el nombre de ningún miembro, dirigiéndose unos a otros por el numero que se les ha asignado. Los personajes retratan una pequeña muestra de la sociedad, cada uno con ideales diferentes, en un bando diferente que poco a poco, uno detrás de otro, cambiará de opinión dándose cuenta de que no es tan fácil llevar a las silla eléctrica a una persona sin estar completamente seguro de su culpabilidad. La duda razonable irá afectando en las conciencias de cada uno.

Bueno, pues hace unos meses me pidieron realizar unas ilustraciones sobre la habitación donde transcurría la película. Fueron dos ilustraciones del escenario desde dos puntos de vista diferentes. El trabajo fue duro, ya que la única forma era realizar capturas de pantalla cada vez que se veía una pared, puerta o silla nueva.

la_semilla_del_diseno_12_hombres_sin_piedad_capturas

la_semilla_del_diseno_12_hombres_sin_piedad_lapiz_1

la_semilla_del_diseno_12_hombres_sin_piedad_lapiz_2

Por último, se escanearon y se les dio color en tonos grises jugando con los pinceles de Photoshop.

la_semilla_del_diseno_12_hombres_sin_piedad_definitivo_1

la_semilla_del_diseno_12_hombres_sin_piedad_definitivo_2

Anuncios

Saul Bass y el diseño para “El Resplandor”

El viernes vi por segunda vez El Resplandor, y nunca imaginé que un hombre disfrazado de oso pudiera darme tanto miedo. Sin presencia de escenas oscuras y tenebrosas en todo el film, esta es la película más terrorífica con la mejor dirección de arte que he visto en mi vida. Mientras miraba fascinada la belleza de las imágenes compuestas por planos geométricos, y escuchaba los fantásticos efectos sonoros, me estaba muriendo de miedo. Nunca pensé que escenas con tanta luz y color pudieran causar tanto terror.

A parte de esto, se dice que contiene varios mensajes ocultos que homenajean al pueblo indio norteamericano, como también se comenta que se trata de una crítica a la sociedad norteamericana actual. Hay muchas teorías sobre los pequeños detalles que nos muestra la película y que comentaré en otro post.

Hoy quiero hablar sobre el cartel de promoción de El Resplandor que Stanley Kubrick le encargó a Saul Bass. Teniendo en cuenta lo perfeccionista que podía llegar a ser el director, nos podemos hacer una idea de la difícil tarea que tuvo que realizar el diseñador. Bass llegó a realizar 300 versiones del cartel hasta dar con el definitivo.

Aquí tenéis la carta que le escribió Saul Bass a Kubrick pidiendo opinión respecto a los nuevos diseños y el póster definitivo. Atención a su firma con una perca (Bass en inglés) con su cara.

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_carta

Querido Stanley:

 Aquí están los cinco diseños que han surgido del trabajo que he llevado a cabo desde que regresé. Estoy muy contento de todos ellos y podría darte muchas razones por las que creo que serían fuertes y efectivos identificadores de la película. Pero el que más me gusta es el número uno. Es provocador, emocional y da miedo. Tiene tamaño y promete una película que nunca he visto. Y se reduce de forma bonita. La reacción por aquí, entre mis socios, es parecida. Al igual que la de Sid Ganis, que vino hace unos días para ver en qué estaba trabajando. Todo el mundo tuvo una respuesta intensa hacia todos los carteles por diferentes motivos, pero de forma interesante, todos prestaron atención (sin preguntar) en este, por las mismas razones.

 ¿Qué opinas?

 Saludos cordiales.

 Saul Bass.

 PD: El boceto número 5 está pensado en tándem con otra copia que iría sobre un cielo negro, con las siguientes líneas:

“Se requiere ayuda: Alguien que se ocupe de un hotel-resort fuera de la temporada. Bloqueado por la nieve durante cuatro meses. Vecino más próximo a 70 millas, etc.”

Y aquí están algunos de los bocetos de Bass con las notas escritas a mano de Kubrick, donde podemos ver reflejado su perfeccionismo con estos apuntes secos y directos.

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_boceto1

– La mano y la bici son demasiado irrelevantes.

– El título se ve mal en pequeño. Parece que falta tinta en la parte iluminada. 

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_boceto2

– Parece una película de ciencia ficción.

– Difícil de leer, incluso a este tamaño.

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_boceto3

– El laberinto y las figuras enfatizan demasiado el laberinto. No creo que debamos usar el laberinto en los anuncios.

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_boceto4

– Laberinto demasiado abstracto y demasiado énfasis en el laberinto.

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_boceto5

– No me gusta el trabajo artístico. El hotel parece peculiar. El trabajo artístico también parece demasiado disperso, demasiado desparramado. No es suficientemente compacto.

– No me gustan los puntos para el logo. No se verá bien en pequeño. Incluso en este tamaño es difícil de leer.

Y aquí el cartel final:

la_semilla_del_diseno_bocetos_el_resplandor_oficial

Mi análisis personal es que, al menos aquí, se deja claro cual es el género del film, con la expresión de pánico y terror del rostro que vemos en el interior de las letras.

Puede ser que esa luz amarilla que ilumina la cara pertenezca a los destellos (los resplandores) que el niño sufre durante la película, que le llevan a visualizar escenas terroríficas.

Por otro lado, la composición de las letras y sus formas geométricas forman una especie de laberinto donde el rostro se encuentra atrapado, sin salida, en un oscuro fondo.

Teniendo en cuenta el característico estilo de Saul Bass, este cartel me parece de lo más extraño. Sinceramente, no sé si realmente me gusta o no. Pero sí sé que transmite todos los sentimientos de terror y angustia que el film intenta representar.

Imágenes sacadas de: The Fox Is Black